Wednesday, July 12, 2006

EJERCICIOS DE LA MEMORIA

1er ejercicio: olvido

Antes de ejercer esta facultad de la memoria, es preciso haberla ocupado con alguna imagen o recuerdo que con el paso del tiempo pierde vigencia, utilidad y sentido: tus ojos.

Iré removiendo con cuidado, primero, su efecto. Olvido el impulso de mirarlos y de evadirlos.

Remuevo más tarde, ya despejado el efecto, su profundidad.

Repaso pacientemente la trayectoria de cada viaje hecho una vez sumergida en ellos
y la borro.

Ya casi no queda nada más que un destello, el reflejo de un rayo de luz que una tarde los hizo atemporales
lo apago
y listo.

1 comment:

Anonymous said...

Ejercicio involuntario de la visión.

Civilizada la mordida, no se abren las mandíbulas hambrientas ante tus labios. Civilado casi todo, me quedo inmóvil. Las pupilas negras, incivilazadas, salvajes, instintivas, primarias, se abren para tragar todo lo visto.

Pupilas negras, iris negros, en mi mirada quieta retoza la animal reacción expansiva cuando te ven... hablar.

YS